La crianza y la creatividad (criar & crear). / Empatía Jurídica

8.13.2015

La crianza y la creatividad (criar & crear).

Asociación crianza y creatividad

La conexión entre consciente e inconsciente es brutal, me encuentro ahora mismo pariendo mi hijo creativo, es un momento raro en mi vida, puesto que estrenada hace unos meses como madre de mi segundo hijo biológico y vivo. Me siento aún temerosa de que algo no esté bien con éste bebé.

Según el colectivo es normal que una madre primeriza tenga todo el miedo del mundo a que su hijo enferme, a elegir el modelo adecuado de crianza, a tomar todas y cada una de las mejores opciones para nuestros críos.

Sinceramente es una quebradera de coco estar todo el tiempo momento a momento criar en amor y salud. Simplemente porque soy imperfecta, soy humana, me gana mi lado oscuro de esa humanidad.

Me desespero, lloro, me siento mínima, no sé cuando decidí echarme ese paquetote de crianza, no sé si hice lo correcto embarazandome, no sé si es lo mejor traer a una persona a este mundo que a veces parece que se cae a pedazos, donde aflora lo peor de nuestra humanidad (que lo vemos a diario en la calle o en las noticias).


Ash!!! Aquí hago  un parentésis para compartir que toda esta red mental no sería posible sin años de psicoterapia Jungiana, antes de los 25 años nunca me hubiera planteado ningún dilema de la vida, todo sería tan sencillo como funcionar o no en el sistema, lo cual incluiría sin más razonamiento llevar a mi hijo a la guardería. Pero trás años de terapia, parece que sí la mente se abre, una se vuelve más compleja y tener un hijo es un acto de amor y entrega total, donde como una loba (con todo y mirada brilloso y mostrando colmillo si fuera necesario) lo más importante es tener cerca a mi criatura en sus primeros años de vida.

Y, sin embargo, la maternidad como la vida misma, tiene esta doble cara que te da muestras de que existe un mundo bueno, puro, limpio, de gente honesta y decente.

(No sé porque siempre termino dualizándolo todo). Los extremos ¿Qué pasa con el justo medio?

Tal vez la solución para no entrar en depresión en catarsis es dejarse cuidar por los demás, permitir que invadan nuestro espacio de control y privacidad, durante algún tiempo las personas indicadas, dígase, madre, suegra, hermanas, amigas, voluntarias empaticas, que den una mano ya sea en la atención del bebé o del hogar y por qué no, de nosotras las madres.



En un momento de gran crisis incluso tener una amiga que se ofrezca a pintarte las uñas es un detallazo después de meses de gestación dura y posterior lactancia frenética. (para quien lea esto y no se asuste, todo tiene una explicación, soy una extranjera en España (Mexicana casada con Español) y antes de tener este niño hermoso que ahora es mi todo, estuve embarazada hasta el séptimo mes y viví la muerte de mi niño Arath en carne propia, en mi propio vientre).

Volviendo al punto inicial de este post (como me enredo y no me para el pico, bueno... la mano),  hay que estar realmente atentas a esa explosión de creatividad que surgirá de nosotras mismas, porque en verdad llega... o llegará en algún momento de la crianza, sobre todo un pelín más notable para aquéllas que no contamos con ocupaciones extras fuera del hogar; eso nos permite vivirlo, sentirlo, y aún cuando queramos apartarlo, nos perseguirá hasta en sueños ¿Qué el tuyo no ha llegado?  ¡¡¡Creéme LLegará!!!

¿Por qué se asocia con la crianza o el embarazo? Según yo estamos al full de creativas, ¿Qué acto más creativo que crear vida? Y ya que la vida la estamos creando y criando, pues lo demás la propia vida, cosmos, karma, se encargan de inspirarlo. Así que... cocinamos como nunca, bordamos, planchamos como unas artesanas, hablamos diciendo poesía, nos expresamos sin pelos en la lengua, le perdemos el miedo a la sociedad, y un largo etc etc etc. Todo ello creativo a tope.

En mi caso, aconsejo estar atentas a expresar esa creatividad, a parir a nuestros hijos creativos y nutrirlos como a los biológicos sin descuidar lo uno ni lo otro y desde luego no a nosotras mismas, porque corremos el riesgo de terminar como lobas hambrientas y devorarlo todo...

No hay comentarios

Publicar un comentario

¡Cuéntamelo todo, tu opinión es muy importante!

© Empatía Jurídica
plantilla original de Maira Gall // Adaptada por Design By Mir