Lo cuadrado de algunas cosas. / Empatía Jurídica

9.09.2015

Lo cuadrado de algunas cosas.

Es miércoles y tercer día adaptación de mi hijo en el ultimo año de guardería, Js lo lleva bien, haber "bien" sobre todo porque no ha llorado, se percibe el miedo en su mirada media vidriosa y titubeante, pero no rompe a llorar, enseguida se consuela o distrae (como Alicia en Wonderland) con un juguete o con alguna de las profes que lo hace bailar o interacturactuar con los demás compis de la clase.

La cosa es así: Llegamos caminando de la mano todo el rato, deja su mochila y abrigo en su percha marcada con su nombre, yo todo el tiempo le voy explicando lo que vamos a hacer (aunque creo que no lo razona del todo, me consuela pensar que mi voz en su interior le anuncia que todo está bien). Entramos en la clase, yo le hago ver lo nuevo y chulo que hay en el cuarto, una cocinita, cochecitos, libros; hoy por ejemplo escogió un carricoche de bebé, para pasear un nenuco y con eso se entretuvo.

Como quiero que sea consciente de que se queda pero que regresaré por él, le doy un beso y le digo "mi amor, regreso al ratito (super mexicano), diviertete", entonces es cuando empieza a ponerse nervioso, pero las profes han sido un amor, y todo el mérito que tiene mi corazoncito de decidir fluir.

Hoy cuando regresaba a casa, me di cuenta que de momento la cosa va mejor de lo que me hubiera podido imaginar, sinceramente, creo que no tener expectativas al respecto me ha ayudado, (decidí no ser "tan" expectante después de la muerte de mi primogénito Arath), así que... me digo a mi misma que todo va estar bien, aunque el primer día me salvo de llorar y me consolaron mucho las palabras de otra madre que al verme angustiada me dijo "para ellos debe ser como es para nosotros cuando entramos a un nuevo trabajo, no conocemos a nadie, no sabemos cómo irán las cosas, cómo serán las personas, qué se espera de nosotros", bendita mujer, no sabe todo lo que me ayudó (el día que vuelva a coincidir con ella se lo diré), porque es verdad, y creo que así será en muchas cosas de la vida, así que "no puedo acolchar el mundo para mi pequeño, pero sí le puedo procurar unos buenos zapatitos" (paráfrasis de SS. El Dalai Lama).

También debo admitir que todo es cúmulo de cosas y que sí somos conscientes y fuertes y hasta cierto punto "entrones" (término mexicano que denota agallas jajajajajaajjaja), y  a toda nuestra fluidez hay que agregar la ayuda de las flores de Bach que nos recetó Carmen nuestra naturopata (http://www.herbarumnatura.com/), que para los cambios, miedos, fluir, etc, nos compuso estrella de belén, mimulus, chicory y walnut. Por cierto, a mi Js le encantan las flores, ve el frasquito y enseguidita abre su boquita, me encanta ver su expresión, por lo que debo admitir que la terapia con flores y holigoelementos (para preparar al sistema inmune) nos ha venido estupenda.

No obstante todo lo anterior, a mi me gusta pensar que Js siempre será un ser en contacto con su lado femenino (moi y todo lo que represente lo femenino), así que, como no me para la boca, intento ser una comunicante proactiva, le explico todos los días o intento explicar lo que creo que va a ocurrir, también además de decir cosas como "mañana vas a la guarde, llegaremos y haremos esto y aquéllo, bla bla bla", también le digo que yo no estaré y que las profes tienen 17 niños más que cuidar, por lo que debe cuidarse solito, observar, ir poco a poco o rápido cuando realmente esté seguro, que la profe no es igual que yo, que los compis son diferentes a él en el sentido de que tal vez estén pensando diferente, por lo que hay que ser pacientes y siempre intentar comunicarse claramente.

Lo cuadrado del título del post viene de que, aunque parece que todo marcha bien, me disgusta el hecho de que como es una escuela infantil pública,  no es posible que auxilien a mi crianza solo 3 o 4 horas, no, deben de ser 5, recoger a mi retoño después de la siesta, porque así son las normas; eso me molesta porque, en primera es mi hijo y yo decido que necesita, segunda, sería mejor para ellos tener un niño menos tiempo, se podrían enfocar más en los otros y tercera no hay explicación a ello. Es como cuando vas al médico y simplemente te receta algo para tu malestar, no te explica ventajas y desventajas ni te da alternativas de tratamiento, simplemente recetar y punto. Pienso ¿Acaso no puedo decir en algo tan importante como la crianza de mi hijo y mi salud? Bueno... escribiré una carta a la Directora y al Ayuntamiento de mi Municipio haber que me responden.

Mañana Js se quedará a comer en la guarde, lo cual implica ya 3 horas separados y después vendrá la siesta en la guarde... mejor me pongo a diseñar mis objetos, puesto que no puedo adelantar el mañana solo vivir hoy (no expectativas).

No hay comentarios

Publicar un comentario

¡Cuéntamelo todo, tu opinión es muy importante!

© Empatía Jurídica
plantilla original de Maira Gall // Adaptada por Design By Mir