Volver al camino. / Empatía Jurídica

12.25.2015

Volver al camino.

Sigo aún en modo pesimista, por cuanto a que la vida muchas veces me parece súper díficil, como tanto lo digo, también sé que debo extirpar ese pensamiento canceroso de mi cabezota, pero... es la verdad, no hallo como suavizar el hecho infumable de que es verdad que algo grande implica mucho mucho esfuerzo, es más, justo ahora que escribo que estoy planeando algo grande, es cuando me doy cuenta que sí sí sí!!! Estoy fraguando algo grandote y que ya me está dando meyo ;P

He pausado mi proyecto 2 semanas más debido a las contingencias de salud que se han dado en mi casa, pues, os pongo al tanto que después de un diagnóstico médico, tuve que pasar 2 veces más por revisiones de salud hasta que me cambiaron el antibiótico por el realmente "bueno", con lo cual, llevo 3 días casi al 100. Lo feo, pues que a mi bebo le pasó igual que a mi, a diferencia que el ya transita por su tercer antibiótico (vía intravenosa) y es horrible verlo agobiado con pinchanzo incluido. Pero "ces't la vie".

Resulta que mi nene tiene una otitis media aguda, los pediátras le han tratado con amoxicilina y amoxicilina clavulánico, ahora estamos por el tercer impronunciable antibiótico, con lo cual, la situación cansa y bajonea bastante los ánimos, pero, me alegro porque sé que hay gente que lo pasa realmente mal (que todos los seres estén libres del sufrimiento, los enfermemos se curen) y que tampoco debo atormentarme por esto porque me estoy ahogando en un vaso de agua.

Y como nada es permanente, continúo esta entrada 2 semanas después de empezar los primeros tres párrafos y debo decir que, me siento aliviada, al menos han sido unos días reparadores, hemos entrado en rutina genial, mi hijo casi sin enfermar (ayer empezamos él y yo con mocos y tos), comiendo estupendo, durmiendo genial, jugando, yo más compasiva, más tolerante, hasta esta mañana que me sentí golpeada en el ego, cuando estallé después de varios días que mi hijo no se defiende en el parque y por si fuera poco ahora se pega a sí mismo, para mi es horrible no saber qué hacer. Yo no le pego y por tanto él no pega, y ahora se pega el mismo y además huye de los demás chiquillos.

Por lo que, esta mañana después de que se pego en la cabeza yo le dí un manazo y así hasta que lloró y dejó de pegarse, pero me sentí tan culpable que me disculpé con él y le dije que eso había estado mal, que muchas veces no sé que hacer, pero qué tendré que encontrar otra solución.

Al llegar a la guardería se lo comenté a su cuidadora, quien me sugirió que cuando esto ocurra le guie la mano para acariciarse, que le enseñe a hacerse cariñitos, me gustó la idea, y me sentí pulga porque no se me ocurrió algo tan facíl y bonito.

Así en cuanto volví a ver a mi hijo pegarse estoy diciéndole que eso no es lindo, que mejor se dé un cariño, aún no consigo nada, seguimos en lo mismo, apenas llevamos 4 días en el intento, que muchas veces en la crianza parecen ser eternos.

He escrito este post por días, creo que llevo semanas sin escribir, ando a "la loca", estoy creando unas cortinas para mi casa, creo que es el proyecto en el que ahora me refugio tras enterarme el jueves de que no soy una inventora ni de broma, el objeto que creí que había inventado, ya está inventado por varias personas en el planeta; así que al informe técnico de mi patente solo le falta llamarme imbecil.

Me siento del nabo, no logro que mi vida profesional siquiera nazca, ya no digo despunte, porque si no ha nacido lo demás no puede ni asomarse, cada acción que intento es en vano, me siento de verdad ya lo he escrito tantas veces como en la peli de Matrix cuando Neo está atrapado en una estación de tren que no tiene salida más que el propio tren, al que no se puede acceder si el maquinista o su cuidador no te dejan, en el caso de Neo, logra subir hasta que recibe ayuda de su amor Trinity.

Yo no sé, no tengo claro quién ni cómo me va a ayudar, llegados a este punto en el que soy una ama de casa sin experiencia laboral, en un país que no es mi país de nacimiento, y por lo tanto no es el país donde hice mi carrera, donde a nadie le importa un comino mi posgrado (al parecer elegí algo que no tiene demanda laboral "Documentación").

Tengo el sueño guajiro de convertirme en una narradora de cuentos infantiles, convertirme en cuentista me motiva, me gusta dibujar, crear, mi mente vuela cuando creo historias y personajes, pero... todo se me hace tan difícil, no conozco a nadie que me oriente al respecto, y por si fuera poco, creo firmemente que sí podría dedicarme a eso, además de que me encantaría porque así tendría tiempo libre para dedicarme a mi niño y contribuiría económicamente a mi núcleo familia.

Veremos que depara mi destino, apuesto a las semillas que florecerán de mi buen karma y de mi karma purificado.

No hay comentarios

Publicar un comentario

¡Cuéntamelo todo, tu opinión es muy importante!

© Empatía Jurídica
plantilla original de Maira Gall // Adaptada por Design By Mir