¡Mis creaciones feas originaron las bellas! / Lo más chulo que tengo yo

6.21.2016

¡Mis creaciones feas originaron las bellas!


¡Uf! Tengo que organizarme mejor porque hay tantas cosas de las que quiero escribir, mientras hago mi agenda, hoy quiero hablar de mi experiencia vendiendo en Dawanda.

Primero: Comentar que es curioso como cada paso que doy está ligado a una vivencia personal. En el caso concreto, vender en Dawanda está ligado a una de mis relaciones más hermosas y funcionales, la que llevo con mi comadre Gwen.

Gwen y yo estamos muy unidas porque somos dos mujeres sensibles y salvajes, creativas, compasivas, a veces unas inseguras con remedio, compartimos una juventud super heavy y sanadora, vamos a la misma terapia, nos gusta coser, criamos a nuestros hijos, somos de la misma ciudad Cuernavaca ¡Pura guayabita! Nos compartimos casi todo, nos aconsejamos, nos echamos porras, nos jalamos las orejas con cariño, a veces nos damos unos días de respiro... Es mi hermana espiritual. Algún día le pediré permiso para hablar de nuestra relación en este espacio ;)

Y en fin, de una relación tan tan todo, siempre salen cosas buenas, entre toooodas ellas, comunicarme que en Alemania (donde ahora ella reside), la gente adora la tienda on line DAWANDA, este tip me ha venido espectacular apenas termino de confeccionar la primera versión de mi aro y tiras.


Hace más de un año abrí una cuenta, pero... debo decir que algo que me parece muy bueno de Dawanda es que te dejan vender cosas hechas mano (excepto alimentos) y no te ponen pegas por cuanto a la apariencia. ¿Por qué digo esto? Porque cuando empecé mi producción de aros, nunca me imagine que lo iría perfeccionando, cada versión me ha parecido FUNCIONAL, que es y era la principal fortaleza de mi invento, pero debo confesar que un principio no me lo planteaba como un objeto visual o bonito, para mi ese no era un requisito, sin embargo, ahora que veo las 3 versiones que he hecho, sé que hay muchisisisima diferencia entre todas ellas. PERO... Todas eran necesarias, y todas son especiales para mi.

La importancia de hacer las cosas aunque "estén feas" o nos parezca que lo son, es esa, hacerlas, sacar ese proyecto de la cabeza y plasmarlo al papel y a la tela (como fue mi caso), ¡Empezar ya! Recuerdo que cuando hice mi primer versión, tuve la dificultad de que era pleno verano y... todas las mercerias estaban cerradas, así que batallé en encontrar una para comprar materiales, pero una vez reuinidos y terminada la primera versión, me dí abrazos y besos por haberlo logrado. Creo que este es el gran paso. Sé que así de "tunneada" parece aceptable y lo es :) pero no vendí ¡Ni papa!



Luego, si la intención es darlo a conocer y que  te lo compren, Dawanda es un buen termometro para ver si vas bien o lo compones. ¿Por qué termómetro? Porque en mi caso no vendí nada a la primera y tuve que replantearme la idea.

Como nadie me compraba y nadie me decía "está bonito: ¡Lo quiero ya!" y tampoco me decían "está feo", aunque he de confesar que sus gestos ¡Lo gritaban! Ante tal reacción, que era una mezcla de incomprensión e indiferencia, decidí regalarlo a dos personas en un baby shower ¿Cuál fue la reacción? Lo mismo mix incomprensión-indiferencia, preguntaron ¿Qué es? y después de saberlo, expresión de "mmmjuuu y...", como decimos en México "equis" o sea nada. Desde luego, también se agradece que no haya una crítica destructiva porque eso sí que me pudo hundir.

Use esa experiencia como análisis de mercado :P, por lo que, vistos los resultados, decidí cerrar la primera tienda virtual en Dawanda y perfeccionar mi aro, porque fui sincera conmigo mismo y después de ver cosas tan chulas hechas a mano, tenía que mejorarme, pues la gente es super visual, no solo quiere algo funcional, sino que quiere también cosas bonitas, ¡Quieren tooooodo! 

Entonces, cree unos diseños más visuales, más detallados, busqué y busqué hasta encontrar aros y botones específicos para bebés, que cumplieran la normativa, decidí perfeccionarlo todo. Una vez obtenido el resultado, abrí mi segunda tienda en Dawanda:

CONSIDERACIONES PREVIAS A ABRIR UNA TIENDA

Antes de aventurarte a abrir la tienda y para no caer en estrés ni en desanimo, así como para hacerlo lo mejor posible, te sugiero que si no lo tienes te busques un nombre que identifique como tienda (tus productos o producto), así como un nombre que identifique como dueña de esa tienda, osea, son dos cosas diferente lo que vendes y quien eres.

En mi caso decidí como dice mi presentación en ese blog, reducir mi nombre a la mínima potencia y agregar By, me gustó como queda By Mir, y por cuanto a mi producto, como un objeto muy específico ya me había quebrado la cabeza meses antes para darle nombre "Portajuguetes para paseo" que consta de sus variantes.

También tenía claro que mi logo debia ser una guayaba (típica de mi ciudad Cuernavaca) y agregar mi firma By Mir en ella. Al mismo tiempo, cuando hablo como la creadora del portajuguetes o como yo mamá o mujer, "mi guayaba" tiene rostro, que es mi autoretrato en caricatura (no tengo nada en contra de mis fotos pero soy tímida y prefiero así). Como lo tenía tan claro y no podía gastar millones en que alguien me produzca y me diseñe tales imágenes: Busqué y encontré a May su Creative Mindly y compré su pack diseña bonito. Ha sido una gran inversión. Vale oro.

Recapitulando: Necesitas un nombre para ti y otro para tu tienda -mi consejo es que por seguridad es mejor no usar tu nombre o al menos no completo-. Si es posible, también hazte un logo y  escoge una foto o dibujo que te identifique. Todo ello da seguridad a los compradores a la hora de vender on line.

Crear todo lo anterior está ligado a tu empresa, pero... es como hacer un paréntesis que puede durar poco o mucho tiempo, será mejor ponerse un plazo corto para ello y quedarte con aquellos nombres que te latan.

También ocupate de hacer unas buenas fotos de tus productos, el propio Dawanda sugiere un mínimo de 10. A mi me sirvió muchisiisisisisimo esta entrada de mindlycreative

Una vez que tienes eso resuelto, será más fácil abrir un facebook y una cuenta de correo, con lo cual también confirmarás si tu nombre es original o alguien más lo tiene registrado, lo que no significa que lo tires todo por la borda, sino simplemente que lo perfecciones y que lo sigas adaptando a ti y a lo que quieres representar.

Con estos datos estarás a punto de registrar tu tienda, necesitarás también información de tu cuenta bancaria, así como darte de alta en payPal para empresas (el propio Dawanda te redirige y tarda un par de días en gestionarse), pero es independiente de crear la tienda, por lo que tienes que estar al pendiente de actualizarlo, tenlo en cuenta y anótalo en tu agenda como tarea pendiente, porque comprar en PayPal brinda mucha seguridad y como vendedor es un básico tenerlo.

Otra cosa, si puedes traducir tus conceptos a otros idiomas es grandioso porque automáticamente te abres las puertas de los países de esos idiomas donde venda Dawanda (ellos traducen las categorías), si tienes un amigo pide ayuda para hacer una buena traducción. A mi, desde luego me han ayudado mi Gwen y otra gran amiga Ela.
También recuerda actualizar "Tu Escaparate" porque entiendo que en Dawanda aparecen tus productos aleatoreamente según las categorías en las que los acomodas, y el Escaparate es un apartado donde aparecen todos los productos de tu tienda. ¿Me explico? Son dos cosas diferentes. Y por ello, para que más personas te vean es conveniente tener tus productos en varias categorias o una vez que veas como se mueve, tenerlos en la categoría que es más visible.


Es importantisimo que sepas que tal vez tu primera venta tarde mucho en realizarse, o no, pero si es así no te desanimes, en mi caso, si tardó mucho tiempo, y sí me desanime, pero lejos de achicopalarme y venirme abajo, decidí moverme más, pegar carteles en la ciudad donde vivo, acudir a mercadillos asequibles, y esto último ha sido una gratisima y motivadora experiencia, pero esa historia os la cuento a la próxima...

No hay comentarios

Publicar un comentario

¡Cuéntamelo todo, tu opinión es muy importante!

© Lo más chulo que tengo yo
plantilla original de Maira Gall // Adaptada por Design By Mir