¡Mamá he inventado una cosa! / Empatía Jurídica

7.26.2016

¡Mamá he inventado una cosa!

El portajuguetes nació de la idea de coser un listón al pie del peluche favorito de mi hijo: Después de dar un paseo de más de 1 hora, tolerando un llando que llevaba ya algunos minutos y que iba "in crecendo", me di cuenta que ¡Perdimos su primer osito! Era demasiado tarde para volver sobre nuestros pasos, además, hacía bastante calor como para intentarlo, perderlo bien merecía la pena de terminar rostizada como un pollo en la rueda de la fortuna (chiste).

El remedio temporal fue comprar nuevamente el osito, recordé el episodio de "Toy Story" a película de juguetes, cuando se reemplaza a "Lotso" jejejejejejeje. Esta vez para evitar la repetición del capítulo de drama episodio V, decidí coser un listón al pie del peludo por un extremo, y por el otro, remendé una lazada para atar la cinta al posamanos del carrito. Era hasta bonita la cosa ¡Lo admito! Lo mejor de todo es que era funcional ¡No volvimos a perderlo! Ni a dramatizar por ese motivo.

Con los días, mientras paseabamos y mi hijo tenía más juguetes, me daba cuenta que necesitabamos algo más, que en algunos casos (como los sonajeros, mordedero, llaves...) no era posible coserles un listón, aunque sí hacer un feo nudo. Por lo que me di a la tarea de buscar para comprar en internet un "portajuguetes" para llevar los juguetes en el carrito.



Me sorprendí mucho al ver que en España no lo había (en USA hay un objeto parecido pero no lo que yo tenía en mente). Y me quedó "el gusanito" y el sorpresivo ¡Cómo no va a existir! Está en mi cabeza ¿Podría hacerlo?

Pasado y presente se unieron, llevaba un tiempo planeando comprarme una máquina de coser y ¡Bingo! Gracias a mi artilugio de poder pude ejecutar todos los prototipos del que oficialmente me haría inventora

El destino me reservaba la visita de mi madre, con quien compartí los dibujos de los prototipos de portajuguetes que tenía en mente, mi madre en ese aspecto es muy motivadora y me dijo ¡Adelante regístralo, hazlo! ¡Es una idea fabulosa! Su motivación fue suficiente, pero lo peor que se marchó casi enseguida y mi proceso no fue de película encantadora (como la vida misma con sus altibajos).

No necesité más, las palabras de mi madre bastaron para ponerme en marcha ¡Empecé! Lo hice a mediados de julio y agosto, comencé por ejecutar la pieza físicamente, pero... todas las mercerías estaban cerradas por vacaciones, las que estaban abiertas no tenían aros, tuve que investigar donde poner automáticos, vi muchas mercerías, a veces no podía hacer investigación por cuidar de mi pequeño.

Y estuve a punto de desistir, pensé que era un "llamado divino" a no hacerlo, pero ocurrió que a  los 8 meses mi hijo estuvo ingresado en el hospital por unas yagas en la garganta, a lo cual yo no daba crédito alguno, porque su crianza fue muy cuidada, los Doctores incluso barajaron que manipular juguetes sucios podía ser la causa. Y la única explicación que yo daba es que en una estancia que tuvimos en la playa los juguetes hubieran tenido contacto de más con la suciedad.

Ese fue el acto determinante para crear como digo yo "la primera versión del portajuguetes", no tengo fotos de mi hijo manipulando ese primer portajuguetes (que conservo cual reliquia) porque lo veía tan funcional y bello que no quería que nadie me lo copiara, así que decidí dar el siguiente paso y registrarlo como un invento de verdad.



No hay comentarios

Publicar un comentario

¡Cuéntamelo todo, tu opinión es muy importante!

© Empatía Jurídica
plantilla original de Maira Gall // Adaptada por Design By Mir